Booktrailer de Acosada


¡AVISO IMPORTANTE!, algunos de los contenidos aquí publicados, son para mayores de 18 años. Los mismos serán avisados en el título de la entrada en cuestión. ¡Quedáis advertidos!

Seguidores

Sigue este blog de autora:

jueves, 7 de mayo de 2015

Indecisa - Capítulo 1 (D. C. López)



CAPÍTULO 1 

(D. C. López)
 
    Jessica estaba terminando de colocar la libreta de apuntes en la taquilla que le correspondía, cuando su amiga Emy le dio un ligero codazo en las costillas para llamar su atención.
    —Jessi, mira quién viene por ahí —le susurró ésta al oído.
    La muchacha sacó la cabeza de larga melena oscura como la noche sin luna, de detrás de la puerta de metal, y miró en la dirección que indicaba su amiga. A pocos metros de donde ellas se encontraban de pie, estaba Richard, el guaperas del instituto, caminando con paso distraído mientras cargaba su vieja mochila de un hombro y hablaba con un colega suyo. Por  un momento sus miradas coincidieron y Jessica, ruborizada por ser pillada espiándolo de manera tan descarada, volvió a meter la cabeza en la taquilla deseando que la tierra se abriera y se la tragara.
    «¡¿Cómo podía ser ese chico tan irresistible?!».
    —¡Hola, Jessica! —Saludó el muchacho de cabellos rubios, con una voz masculina y juvenil, llena de picardía.
    «¡Oh, mi Dios!, ¡el chico más guapo del instituto me está saludando, a mí, a una vulgar y corriente alumna!».
    —Hola —respondió ella con voz débil, casi en un susurro.
    La muchacha, temiendo acabar tartamudeando, no dijo nada más; siempre se sentía como un flan en presencia de Richard, y de seguro, acabaría haciendo tal cosa si dijera algo más.
    —Celebro haberte encontrado sin apenas esfuerzo; te estaba buscando —dijo él con voz seductora, dedicándole una linda sonrisa ahora dibujada en su rostro lleno fracciones masculinas y bellas, mientras ella tragaba saliva nerviosa perdida—. Quería preguntarte si tenías planes para esta noche...
    «¿Que si tenía planes para esa noche? Es que acaso... ¿Richard tiene pensado invitarme a salir o algo así o qué?».
    Ella lo miró incrédula, sin terminar de asimilar que Richard, su amor platónico, estuviera buscándola y preguntándole algo así. De ahí que no supiera qué responder. Un chico como Richard no se fijaba en una muchacha como ella. No era fea, en absoluto, pero tampoco era un tremenda belleza. Su figura era quizás más delgada de lo que se consideraría normal, pero al menos lleno de curvas allí donde deberían estar. Su larga melena morena le llegaba casi a la altura del trasero y sus ojos color miel no eran nada del otro mundo. Para ella, estos eran muy vulgares. En definitiva, se consideraba un chica más del montón, nada excepcional.
    En cambio él era todo lo contrario. Tenía el pelo rubio, ondulado y con un brillo casi inhumano; sus ojos eran tan azules como un cielo despejado en verano. Y su figura... ¡Menudo cuerpazo! Atlético y esbelto, sin dudas, la envidia de muchos.
    —Tenía pensado estudiar para unos exámenes que tengo dentro de una semana —le dijo desviando la mirada y clavándola en sus uñas bien cuidadas—. ¿Por qué quieres saberlo?
    —Esta noche estrenan en el cine una película que quiero ver y pensé que, quizás, querrías ir también. ¿Te apuntas?
    A Jessica casi se le doblan las rodillas y cae de bruces al suelo tras su invitación. Su cuerpo parecía de goma en aquellos instantes.
    «¿Acaba de pedirme una cita el chico del que creo estar enamorada?».
    —Ahora mismo no sabría decirte. Déjame que lo piense, ¿vale? —respondió finalmente tras una pequeña e incómoda pausa.
    —Está bien, en ese caso déjame que te dé mi número de teléfono para que puedas darme una respuesta cuando lo tengas claro, ¿te parece bien? —comentó mientras sacaba de la mochila un trozo de papel y lo anotaba, sin esperar una respuesta por parte de ella—. Aquí tienes. La esperaré impaciente.
    Y después de otra genuina sonrisa, de esas de infarto donde se muestran una hilera de brillantes dientes blancos, se marchó con su colega; éste había estado observando en silencio toda aquella extraña escena. Cuando los dos se perdieron en la siguiente esquina y ya no estaban a la vista, Emy explotó tras también haberse estado manteniendo al margen:
    —¡Tía, no me lo puedo creer!, ¡si no lo hubiera oído, y también visto con mis propios ojos, no me lo habría creído! —exclamó la joven muy entusiasmada y luego, poniendo un semblante más serio, añadió—: ¿Y qué es eso de que aún no lo sabes? Llevas todo lo que llevamos de curso deseando que él se fije en ti y ahora que parece que lo ha hecho, ¿le vienes con estas, con que no sabes si ir o no? ¡No hay quién te entienda, chica! —Se notaba que la pelirroja se encontraba confusa y exasperada ante el comportamiento tan extraño de su mejor amiga.
    Lo cierto era, que ni Jessica sabía lo que se hacía. Solamente tenía claro que aquello que acaba de acontecer era como un sueño hermoso, y temía que si aceptaba, acabase en pesadilla. Sin embargo, si no se arriesgaba, jamás sabría lo que hubiera podido pasar en el caso de aceptar. Por eso decidió intentarlo, ya que tampoco tenía nada qué perder ni mejor plan para un viernes noche.
    Tras esa decisión en mente, ahora lo que tocaba era pedir cita con su estilista para que la tuneara, ponerse sus mejores ropas, y estar reluciente para cuando ambos se vieran esa noche.

***

    Una hora después de que se produjera el encuentro en el instituto, quedó con él por medio de un mensaje, ya que era la única manera en la que ella se sentía más valiente y segura como para hacer tal cosa, en la puerta del cine a una hora determinada. Cara a cara o sencillamente hablando, era demasiado para ella; en lo referente a Richard, era muy tímida.
    Tras casi dos horas a manos de su querido y fiel estilista, lucía bellísima, con uno top negro ceñido y unos jeans vaqueros ajustados. No obstante, cuando se disponía a arrancar su motocicleta, va y se encuentra con que la jodía ¡no quería hacerlo! Sin embargo, después de varios infructuosos intentos, de casi un cuarto de hora y de maldecir unas cien veces por lo bajo, lo acabó consiguiendo. Y gracias a ello, llegó tarde a la cita; la película ya había comenzado y Richard no estaba a la vista.
    Y ahora, en la actualidad, se encontraba hablando con él por teléfono, mientras su flaco culo estaba metido en los aseos de hombres. No era que a la joven le gustase visitar esos sitios, no, ni mucho menos. Lo que ocurría era que fuera, en la fila del cine, había demasiado ruido impidiéndole que pudiera escuchar bien lo que el chico le decía por la otra línea. Y el aseo de mujeres estaba más que descartado, ya que, como era habitual en todos lados, había una cola impresionante. Y ella, que ya llegaba tarde, no podía esperar más. Así que, se metió en el de chicos, que por alguna extraña razón siempre tenía menos tráfico y casi nunca solía haber cola.
    —Pensaba que ya no ibas a venir —le acaba de decir Richard con voz seria en el mismo instante en el que ella cerraba la puerta.
    —Bueno, las cosas se complicaron. Pero ya estoy aquí, apunto de ir a las taquillas a comprar la entrada. ¿En qué asiento y filas estás? Es para coger, si hay butaca disponible, la de al lado, o, al menos, la más cercana...
    —De acuerdo, espera que lo mire y ahora te digo. —Hizo una pequeña pausa para hacer tal menester, y antes de que respondiera, Jessi escuchó de fondo la voz  estridente de Anna que en ese instante le comentaba algo gracioso a Richard. ¿Qué hacía Anna allí, la rubia teñida con mechas rojizas, con él?—. Mira, estamos en la fila 9, butacas 12 y 13...
    —¿Estamos? —soltó Jessica con voz incrédula.
    —¿No te dije que vendría acompañado? —Intentó que su voz sonara con un matiz de preocupación. Sin embargo, resultó ser una mala imitación—. Anna está aquí conmigo, ¿tú no tes has traído también a un amigo?
    —Yo... —No sabía qué responder tras la desagradable sorpresa que se acababa de llevar. Se sentía en esos momentos, como si le hubieran echado por encima un cubo de agua fría.
    «¡¿Cómo se ha atrevido el cara dura, a hacerme algo así?!», se preguntó para sus adentros toda indignada, una furiosa Jessica. «¡Qué ilusa he sido! Si yo tenía razón cuando me pareció muy raro que él se fijara en mí. Seguro que lo hizo para burlarse y divertirse un rato, ¿verdad? Porque si no fuera el caso, no estaría ahora mismo con Anna, "la chica fácil" del instituto, ¿no?. Aunque es cierto, que tampoco me especificó que íbamos a estar solos y que lo que me proponía era una cita... ¡Qué lio!».
    En ese momento, entró en los aseos donde ella se encontraba ensimismada, un chico, sacándola de sus caóticos pensamientos. El muchacho se quedó notablemente sorprendido al verla allí, en el aseo de hombres siendo una mujer, pero no dijo nada; fue directamente al lavamanos y comenzó a lavárselas en silencio.
    Era realmente tremendo, de unos dieciocho años más o menos. Iba todo de negro y cada prenda se ajustaba perfectamente a su musculosa y corpulenta figura. No estaba cachas en exceso, no, aunque era cierto que estaba fibroso y con las suficientes anchuras como para recalcar que tenía una constitución fuerte. Sin dudas, un buen espécimen de hombre. Y más con aquel pelo moreno que lucía salvaje todo revuelto y a lo loco, pero sin dar la impresión de ir despeinado, y aquellas facciones tan masculinas rozando la perfección. Y cuando sus miradas coincidieron a través del espejo, Jessica casi se atraganta con la belleza de aquellos ojos negros azabache, que con tanta intensidad se fijaban en los de ella.
    —Un minuto, Richard, ahora seguimos hablando —dijo al fin cortando la llamada, tras apenas un par de minutos de un incómodo silencio.
    Jessica guardó el móvil en el bolsillo trasero de los pantalones y luego, armándose de valor, se acercó al chico que ya estaba apunto de salir.
    —Espere un momento, por favor —soltó de golpe, sin medir las palabras. Y luego, cuando obtuvo la atención del desconocido, la propuesta que tenía en mente proponerle, le pareció absurda. Sin embargo, ya era demasiado tarde para dar marcha atrás. Además, ella estaba desesperada—. ¿Puedo pedirle un favor?
    —¿Qué puede querer de mí una chica tan linda como tú? —respondió el morenazo, con una sonrisa ladeada.
    —Mire, sé que esto le va a parecer absurdo, pero es que resulta que tengo un amigo que me mola mucho, pero él parece no darse cuenta. Habíamos quedado para ir al cine, y yo pensé que era una cita y ahora resulta que ha venido con otra amiga... y yo... —Ya no sabía cómo continuar y las palabras se le trababan en la lengua—. Bueno, pues yo he pensado darle celos o algo así, a ver si de esta manera se fija en mí de una vez y...
    —¿Y en qué puedo ayudarte yo? —respondió interrumpiéndola el chico, que en ningún momento había dejado de sonreír mientras la escuchaba balbucear toda nerviosa.
    Sin dudas, todo eso le parecía gracioso. Seguramente pensaba que estaba tratando con una adolescente con ideas infantiles y hormonas revueltas... Y era muy probable que no se equivocara... podría...
    —Me preguntaba, si estás sólo, sin compañía...
    —Bueno, en realidad he venido con unos amigos, pero eso no será problema alguno si lo que piensas ofrecerme me acaba pareciendo interesante —confesó interrumpiéndola una vez más, sin dejar de mirarla fijamente y sin apartarse de la puerta donde se encontraba de pie con los brazos cruzados—. Escúpelo.
    —Pues yo... Yo había pensado... En fin, ¿te gustaría venir conmigo a ver una peli y fingir que somos "muy buenos amigos"?
    «¡Ya está, ya lo he dicho!», se dijo la joven, tras liberar el aire que tenía retenido en los pulmones.
    La sonrisa del joven se amplió a más no poder, mostrando una hilera blanca de dientes más perfectos si cabe que los de Richard, tras escucharla lanzar su propuesta, su plan.
    —Por cierto, me llamo Jack —soltó antes de darle una respuesta mientras le extendía una mano—. Si quieres que seamos "muy buenos amigos", creo que al menos tendríamos que saber nuestros nombres...
    —Cierto, perdona, es que con los nervios... soy Jessica. —Estrechó la mano que le ofrecía. Y, ¡para qué negarlo!, el tacto le resultó a la joven realmente bueno, muy grato—. Y no se preocupe, le pagaré la entrada y le daré lo que usted me pida a cambio del favor...
    Mientras le decía esto, Jessi rebuscaba dentro de su monedero; quería comprobar cuánto dinero disponía.
    —¿Lo que yo le pida? —preguntó Jack con un tono de diversión que no se molestó en disimular—. Conque me invites al cine, es suficiente. Aunque, ¿quién sabe? Quizás, cuando acabe la noche, estés tan agradecida, que decidas ofrecerme alguna otra cosa... —Aquellas palabras consiguieron que Jessi se ruborizara—. Por cierto, si nos vamos a hacer pasar por amigos íntimos, lo mejor será que nos tuteemos, ¿no crees?
    Jessi asintió, mientras tragaba saliva toda nerviosa y sin creérse, lo que acababa de hacer. ¡Y con un total desconocido!
    Después de conversar un poco más, los dos entraron en la sala donde se proyectaba una película que estaba ya a medias, casi acabando; la que estaba viendo Richard con Anna. Habían tenido bastante suerte y pudieron conseguir dos entradas justo al lado de la pareja que ahora los miraba a ambos con mal disimulada curiosidad. Jessica se sentó en medio de los chicos, con Richard a su derecha y Jack a su izquierda. Y en toda la velada, Richard no dejó de mirarla por el rabillo del ojo. Realmente parecía sorprendido de haberse encontrado a Jessica tan bien acompañada.
    «¿Qué se pensaba, que me iba a presentar sola mirando como ellos dos tonteaban delante de mis narices? Seré tímida, pero no tonta», se dijo mientras intentaba, en vano, prestar atención a lo que quedaba de película, y lo ignoraba adrede.
    De vez en cuando, Jack, sin previo aviso e interpretando bien su papel, le sujetaba de la mano para acariciarle el dorso de la misma, con movimientos circulares y suaves. Aquello le pareció a la muchacha, una caricia "algo" íntima. Pero se sentía tan bien, demasiado bien, que no se quejó en ningún momento y se dejó hacer.
    Un par de veces, Richard le rozó la otra mano libre, con la suya propia, como si también quisiera cogérsela y acariciársela como hacía el otro chico; muestra de que sentía celos o envidia. No obstante, no llegó ha hacerlo y ambos roces quedaron como tal, como meros roces.
    Después de la película, los cuatros decidieron irse a tomar un refresco. Y durante todo el momento que duró la salida, Richard no paró de mirar a Jack con recelo y desconfianza.
    La mayor parte de la conversación estaba centrada en ellos dos, en Jessi y Jack, de cómo se conocieron, cuánto tiempo llevaban tan unidos, y cosas de ese estilo. Y como Jessica no sabía qué responder, dejó que fuera Jack el que respondiera por los dos las mentiras que creyese necesarias, para así ella no meter la pata; no quería que se desvelara su engaño.
    Cuando se hizo la hora de recogerse, las dos parejas salieron del centro comercial y se fueron a los aparcamientos manteniendo una charla banal durante el trayecto. Se notaba que no eran parejas de novios ninguno de ellos. Saltaba a la vista que eran un grupo de cuatro amigos pasando el rato. Aunque a Jessica, que se negaba a reconocer que al final la velada estaba resultando ser mejor más agradable de lo que esperaba gracias a la compañía de Jack, no le gustó ni una pizca que Richard invitara también a Anna y, encima, sin comentárselo previamente; la descarada parecía estar encantada con el hecho de formar parte de la cita, ya que estuvo en todo momento sonriendo. De hecho, en ningún momento se separó de Richard y estuvo todo el rato coqueteando con él, intentando llamar su atención. No obstante, Richard apenas le hizo caso, estaba más concentrado en saber más sobre Jack y sobre ella, Jessi, que en la película o cualquier otra cosa.
    Cuando estaban ya al lado de sus respectivos vehículos de dos ruedas, ya que todos habían asistido en motos, Jack, de sopetón, la atrajo hacia su cuerpo y le plantó un sonoro beso en los morros que la dejó con la boca abierta.
    —Me lo he pasado fenomenal, espero que repitamos de nuevo. —Sacó tras su confesión, una nota con su número de teléfono que tenía guardada dentro de uno de los bolsillos de su chaqueta de cuero, y se la entregó—. Llámame, estaré encantado de quedar de nuevo contigo.
    Ella le dio las gracias y él, antes de subir en su Harley Davidson, le susurró al oído tras pegarse peligrosamente a su tembloroso cuerpo:
    —Pero la próxima vez, la cita que sea a solas.
    Y se marchó. Así, sin más, tras arrancar la bestia que tenía por moto y salir pitando de allí, derrapando ruedas en el proceso.
    —Yo también tengo que irme, mis padres se van a enfadar conmigo si llego tarde —repuso Anna resoplando, mientras también montaba en su motocicleta y la arrancaba, como segundos antes había hecho el imponente Jack. Y al igual que había hecho el muchacho, la chica le dio un sonoro beso al sorprendido Richard, antes de largarse.
    —¿No decías que Jack era sólo una amigo tuyo? —inquirió el chico tras recuperarse, en cuanto quedaron los dos a solas.
    —Así es —respondió sin dar más detalles ni devolverle la pregunta, cosa que podría haber hecho puesto que él había interpretado la misma escena que ella: la de besarse con otra persona.
    —¿Tratas así a todos tus amigos? —preguntó incrédulo, refiriéndose a lo del beso.
    Jessica lo miró con el ceño fruncido y se dio cuenta que la mirada del que creía que era el amor de su vida, estaba cargada de deseo, de anhelo. Empero, no pudo seguir con su escrutinio, porque el mismo fue interrumpido cuando, a cámara lenta, Richard se aproximó a ella hasta acortar las distancias que los separaba, y, sin más, la besó de manera urgente, con desesperación...
    Y ahora, ¿qué podía pensar ella de todo eso?

No hay comentarios: