Booktrailer de Acosada


¡AVISO IMPORTANTE!, algunos de los contenidos aquí publicados, son para mayores de 18 años. Los mismos serán avisados en el título de la entrada en cuestión. ¡Quedáis advertidos!

Seguidores

Sigue este blog de autora:

jueves, 7 de mayo de 2015

Indecisa - Capítulo 2 (Déborah F. Muñoz)

CAPÍTULO 2

(Déborah F. Muñoz)

    Richard se sentía como un estúpido. Había tardado en reunir el valor para pedir a Jessica que fueran al cine, pero ella se había mostrado tan poco entusiasmada con verle a solas que había pedido a Anna que le acompañara. Suerte que lo había hecho, porque Jessica se presentó tarde y acompañada por un tipo con pintas de chulo que no le daba ninguna confianza. Por supuesto, Richard había interrogado a la pareja en un intento por saber más sobre su relación, pero Jessica se había quedado callada, dejando al tal Jack hablar y, para colmo, Anna no se había despegado de él, a pesar de que le había repetido una y mil veces que no quería nada con ella. La velada había acabado aún peor que cuando empezó: Jack había besado a Jessica y Anna le había besado a él antes de que pudiera apartarse.
    Toda la frustración acumulada salió cuando se quedó por fin a solas con Jessica y, sin poder resistirse, reclamó sus labios como llevaba deseando hacer desde hacía meses. Al principio, ella pareció responder al beso pero, en cuanto se apartó un poco, le pegó un empujón y le dijo, ofendida:
    —¿A qué te crees que estás jugando conmigo?
    Antes de que pudiera responder, ella se montó en su moto y abandonó el aparcamiento, dejando a Richard solo con sus pensamientos. «Desde luego, no podría haber salido peor», se dijo desanimado. No obstante, cuando arrancó la moto comenzó a darle vueltas al asunto y a replantearse su estrategia: no iba a rendirse sin pelear.
***

    Ya en la otra punta de la ciudad, Jack aparcó su Harley y sonrió al recordar la velada. Jessica no era la clase de mujer despampanante con la que acostumbraba a salir, pero había que tener agallas para pedir a un perfecto desconocido que se hiciera pasar por un muy “buen amigo” delante del tipo al que pretendía ligarse, y eso le gustaba. Además, tenía que reconocer que lo había pasado estupendamente interpretando ese papel y provocando al tal Richard, que en más de una ocasión había estado a punto de soltar humo por las orejas del cabreo que tenía. Sí, desde luego estaba celoso, pero Jessica no parecía haberse dado cuenta del detalle. Por otro lado, si al chico le gustaba Jessica, ¿por qué había quedado con la otra fresca? Tenía curiosidad por saber más del asunto y además el beso del final de la velada había sido de lo más prometedor.
    La pena era que no había podido pedirle el teléfono a Jessica, porque hubiera sido extraño hacerlo delante de los otros dos cuando se suponía que eran “muy buenos amigos”. Jack le había dado su número con disimulo, claro, pero no estaba seguro de que ella le fuera a llamar o de que se pusiera en contacto con él: cuando lo pensara en frío, esa chica, cuyo carácter hacía desaparecer todas sus inhibiciones cuando afloraba, sin duda se arrepentiría de haber actuado de una forma tan descarada.
    En cualquier caso, a Jack no le iba a detener el hecho de no tener el teléfono de la chica. Cuando sentía interés por algo, como era el caso, no paraba hasta conseguir lo que quería. Había recabado suficientes datos a lo largo de la noche y no le costaría localizarla, así que le daría a Jessica un poco de margen, por si se aventuraba a llamarle, pero, si no lo hacía, no iba a quedarse esperando a que el destino volviera a ponerla en su camino.
***

    Jessica esperó hasta estar encerrada en su cuarto para echarse a llorar. Todo lo que podía haber salido mal, salía mal. Richard había resultado ser un casanova que ni siquiera tenía la delicadeza de disimular un poco: primero había besado a Anna, con la que sin duda estaba saliendo, y luego la había besado a ella a pesar de que creía que estaba saliendo con Jack y que Anna acababa de marcharse.
    Lo más triste de todo era que Jessica había estado a punto de dejarse llevar. Y no lo había hecho por el sencillo motivo de que todavía sentía el beso de Jack cuando los labios de Richard invadieron los suyos. Jack, ese chico misterioso y sexy que había salvado la tarde y que había conseguido que, a pesar del mal trago, se lo pasara bien.
    Más tranquila ya, Jessica sacó el pedazo de papel en el que el joven había apuntado su teléfono. Deseaba mandarle un WhatsApp agradeciéndole todo lo que había hecho por ella, pero cuando estaba a punto de hacerlo algo la detuvo. Él la había besado y había dicho que la próxima vez la cita sería a solas. ¿No malinterpretaría el mensaje pensando que quería algo más con él? El recuerdo del beso la hizo sonrojarse. ¿Realmente no quería algo más con él? Cuando se durmió, horas más tarde, todavía seguía dándole vueltas a eso.
    Al lunes siguiente, Emy la abordó en cuanto entró en el instituto, impaciente por saber cómo había ido todo. Por desgracia para ella, y para la pobre Jessica, sus padres le habían requisado tanto el teléfono como el ordenador hacía un par de semanas y no le permitían ni salir de casa ni recibir visitas en su tiempo libre como castigo por llegar a casa borracha y dos horas más tarde de lo permitido, así que no había tenido oportunidad de preguntárselo antes.
    —Tía, no me lo puedo creer —dijo su amiga cuando acabó de contárselo todo con pelos y señales—. ¡De verdad que no me lo puedo creer! ¿Después de tanto tiempo imaginando cómo será besar a Richard y haces esto cuándo por fin lo hace?
    —¿Es que no me has escuchado? Siempre he soñado con un beso de Richard, sí, pero después de una cita romántica y de que me declarara su amor, ¡no después de una cita que resultó no serlo, tras morrearse con Anna delante de mis narices y ver cómo Jack me besaba! Francamente, después de eso, preferiría no volver a verle en mi vida.
    —Y ese Jack, ¿besa bien? —Al ver a Jessica sonrojarse, se entusiasmó y comenzó a preguntar más—: ¿Cómo es? ¿Vas a llamarle?
    —¿Estás loca? Debe de pensar que soy una niña tonta.
    —Si te dio su teléfono... —Emy se interrumpió y dijo en voz baja—: Richard viene directo hacia nosotras.
    Jessica pegó un bote, pero se obligó a parecer lo más calmada posible. Por suerte, en ese momento sonó la campana y tuvieron que dirigirse a clase, por lo que pudo eludir el encuentro. Y siguió eludiéndolo durante el resto del día hasta que llegó la hora de marcharse. Le vio en la otra punta del aparcamiento y aceleró el paso para llegar a su moto antes de que la viera, pero no tuvo suerte.
    —¡Eh, Jessica! —la llamó Richard, que empezó a avanzar hacia ella.
    Ella hizo como si no le hubiera oído y continuó su camino con la esperanza de que no la alcanzara, aunque pronto se dio cuenta de que era inútil a no ser que se pusiera a correr y no quería perder la dignidad, así que se resignó, se dio la vuelta y le esperó con los brazos cruzados.
    —¿Dónde has dejado a Anna? —le preguntó Jessica, en tono firme.
    —¿A Anna? —Richard parecía desconcertado por la pregunta—. No la he visto desde el otro día, ¿por qué...? Bueno, da igual. Me gustaría hablar contigo, bueno, ya sabes, de lo del otro día —finalizó, con evidente nerviosismo.
    —Lástima que yo no quiera hablar contigo de eso. De todas formas, con quien tienes que hablar es con Anna.
    —Escucha, Jessica, creo que ha habido un malentendido...
    —¿Malentendido? —preguntó, soltando una carcajada amarga. Para rematarlo todo, Richard pretendía tomarla por tonta y seguir jugando con ella, cosa que no estaba dispuesta a tolerar: se había pasado el fin de semana llorando por la decepción, pero no derramaría ni una lágrima más por ese crápula. Por el contrario, iba a dejar salir toda su furia—. Jack me besó. Tú besaste a Anna. Y luego, cuando nos quedamos solos, me besaste a mí. No hay ningún malentendido. Eres un cretino y un cara dura.
    —Por favor, Jessica, no es lo que tú crees, ¡si me dieras la oportunidad de explicarme y...
    El ronroneo de una Harley que se paró justo frente a ellos ahogó sus palabras y Jessica soltó un pequeño grito por la sorpresa.
    —Siento llegar tarde —dijo Jack, con una sonrisa arrebatadora. No tardó en percibir que algo iba mal entre esos dos y preguntó—: ¿Te estaba molestando?
    —No, no te preocupes —respondió Jessica, disimulando la marea de sentimientos que la invadía en esos momentos: sorpresa porque estuviera allí, alegría por volver a verle, algo de vergüenza por lo del otro día y, sobre todo, agradecimiento y excitación—. Cojo mi moto y nos vamos. Adiós, Richard.
    Satisfecho por la cara que había puesto su rival al verle allí, Jack escoltó a Jessica hasta su vehículo conduciendo muy lentamente, sin decir palabra para darle tiempo a asimilar su presencia y a decidir si quería seguir con él o irse a casa por su cuenta. Luego, cuando ella ya tuvo puesto el casco, preguntó:
    —¿Y bien? ¿Quieres que vayamos a tomar algo?
    —Oh, sí. Ni te imaginas lo mucho que me apetece —dijo ella.
    Jack sonrió y le indicó que le siguiera. Puede que Jessica solo hubiera aceptado por despecho, pero eso no le preocupaba. Ya se encargaría él de quitarle de la cabeza al tal Richard... y de ocupar el lugar de este en su corazón.
    La llevó a uno de sus lugares favoritos: un chiringuito de verano en el centro del parque más grande de la ciudad, que ofrecía comida barata a un buen precio y unas vistas espectaculares. Como ya empezaba a hacer un poco de frío, la terraza estaba casi desierta, lo que les daba bastante intimidad.
    Jack le pidió entonces a Jessica que le contara la historia completa y ella así lo hizo. Cuando llegó a la parte del beso, no pudo evitar comentar:
    —Tendré que partirle la cara la próxima vez que le vea.
    —¿Cómo que partirle la cara? ¡No harás tal cosa, ni siquiera tenemos algo de verdad!
    —Primero —dijo él, divertido, alzando un dedo—, puede que no tengamos algo de verdad, pero él creía que sí, lo que significa que tengo que defender mi honor. Segundo —Alzó otro dedo—, no soporto a los tíos que se aprovechan de las chicas y que juegan con ellas. Y tercero —Le quitó un mechón rebelde a Jessica de delante de los ojos—, tengo toda la intención de conquistarte y no quiero tener a ese payaso rondándote mientras lo hago.
    Jessica se sonrojó visiblemente; no se esperaba eso, y menos de un chico tan sexy e interesante como él.
    —Yo... pero... ¿por qué? ¡Si apenas me conoces! —Fue lo único que acertó a balbucir. Jack se echó a reír.
    —Te conozco lo suficiente como para saber que quiero intentarlo. Tienes carácter, te sabes desenvolver muy bien en situaciones adversas y además me lo paso bien contigo y has conseguido sorprenderme. Para mí, esas cualidades son muy importantes. Tanto como para querer conocerte mejor en todos los aspectos en los que se puede conocer a una mujer. ¿Tienes idea de lo que cuesta encontrar todas estas características reunidas en una sola persona? —Jack se dio cuenta de que estaba siendo demasiado directo con ella y decidió cambiar de táctica—. No te estoy diciendo que seamos novios así sin más, de la noche a la mañana. Pero sí que me gustaría empezar a salir contigo y que nos conozcamos mejor. Me gustó fingir que éramos “muy buenos amigos”, ahora quiero que lo seamos en la vida real.
    —Pues... —empezó a decir Jessica. Pero no supo cómo continuar. Aunque apenas le conocía y su razón le decía que era demasiado precipitado que Jack le hablara de esas cosas, no paraba de rememorar el beso que le había dado y tenía que admitir que necesitaba más. Aparte de eso, todas las ilusiones que se habían desmoronado con el comportamiento de Richard habían supuesto un fuerte golpe para ella, y empezar a salir con Jack sin duda ayudaría a sanar esas heridas—. ¡De acuerdo!

No hay comentarios: