Booktrailer de Acosada


¡AVISO IMPORTANTE!, algunos de los contenidos aquí publicados, son para mayores de 18 años. Los mismos serán avisados en el título de la entrada en cuestión. ¡Quedáis advertidos!

Seguidores

Sigue este blog de autora:

martes, 19 de mayo de 2015

Indecisa - Capítulo 14 (María Orgaz)

Jack llegó a casa abatido, estaba derrotado y destrozado por dentro. Sabía que Jessica estaba muy dolida con él. No solo por su temeridad y el accidente, sino por no haberle contado la verdad desde el principio. Tal vez si hubiera sido sincero, ella habría comprendido de otra manera lo sucedido, pero ya era tarde para volver atrás.

Solo podía rezar para que la dulce joven que le había robado el corazón, quisiera volver a verle tras unos días de separación. No podía ni imaginar cómo podría levantarse por la mañana si no volvía a ver los preciosos ojos de su chica. Era el castigo por su temeridad, el castigo por continuar con las carreras, y no le estaba mal empleado, a fin de cuentas siempre pensó que debía morir para recibir lo que merecía por haber destrozado la vida de la joven Diana, a la que tanto había amado hasta que conoció a Jessica.

Todo había sido culpa de Noelia, si ella no hubiera conocido su secreto, nada habría sucedido, porque habría podido manejar la situación de otra manera. Pero aquella maldita arpía siempre estaba presente para amargarle la vida.

Sus pensamientos fueron interrumpidos porque sonó su móvil. Acababa de recibir un WhatsApp. Se emocionó pensando que podría ser de su querida Jessica. Abrió la aplicación y su expresión se tornó en una expresión de furia y asco. Era Noelia quien había escrito.

«Cariño, siento haber sido tan brusca y haber actuado así, pero tienes que aprender de una vez que eres mío y de nadie más».

Al leerlo, se enfadó muchísimo. Aquella loca estaba amargando su vida desde que la había conocido cinco meses atrás. Maldijo el día en que la sacó a bailar en la discoteca. Si no hubiera empezado a tontear con ella ya que había resultado ser una chica fácil, nada habría sucedido y no tendría a una loca acosadora jodiéndole todos los días. Bastante mal había hecho él las cosas como para que la arpía ayudase a que fuese todavía más desgraciado; la muy loca no aceptaba la roptura que tuvo lugar un par de meses atrás.

Fue a la ducha para tratar de calmarse y pensar qué podría hacer para recuperar la confianza de Jessica. Tenía que ser algo espectacular que la dejase sin palabras para así poder volver a estar con ella, pues lo que más deseaba en el mundo era poder volver a abrazarla.

***

Jessica se encontraba delante de su padre con los ojos como platos al observar las fotografías que sostenía en las manos con unas imágenes impactantes de una chica hospitalizada. Se imaginó que sería Diana, el amor de Jack, aquella joven castaña que por culpa de una imprudencia y de la testoterona de un puñado de tíos estaba casi sin vida postrada en una cama. Se dio cuenta de que había una carta, quería leerla, ver si contaba toda la historia tal como la había escuchado personalmente de Jack. Pero el rostro furioso de su padre frenaba el impulso de arrancarle la carta de las manos.

Jessi tenía miedo de que hubiera algún secreto más de aquel fatídico accidente que le hubiera seguido ocultando Jack; en el fondo de su corazón no podía evitar querer permanecer junto al joven a pesar de su carácter. 

—Papá, yo...

La joven no sabía lo que responder porque ni ella misma sabía lo que pensar de toda aquella situación. Por no hablar de que no sabía qué decir sobre quién era Jack. Hasta aquel momento era su novio, pero no sabía lo que sería a partir de aquel día.

—Siéntate, porque me parece que tienes muchas cosas que contarme —ordenó con voz firme mientras señaló el sofá del comedor.

Jessica obedeció a su padre sin pronunciar palabra. Se imaginaba la descomunal y desproporcionada bronca que le caería por haberle ocultado cosas. Aunque no toda la culpa era suya, a fin de cuentas no tenía ni idea del pasado de Jack. Pero claro, si casi no le conocía. Había sido una imprudente aquel día en el baño, pero aquellos ojos, aquella sonrisa torcida... Era recordarle y su cuerpo se estremecía haciendo que un ligero rubor se instaurase en sus mejillas.

—Empezaremos por lo que debiste contarme hace unos días. ¿Quién es ese Jack y de qué le conoces?

—Pues nos conocimos hace no mucho tiempo y la verdad es que nos gustamos. —La joven no quería dar demasiados datos sobre el primer encuentro ya que la reprimenda sería mucho peor.

En su mente retumbaban las palabras que desde pequeña le había repetido su progenitor «nunca hables con desconocidos».

—¿Quién es la chica de las fotografías y cómo ha acabado ingresada en el Hospital? Aunque no hace falta que me digas nada, por lo que pone en la carta, ya sé las respuestas. Pero sí que quiero saber qué es lo que sabes de esa historia.

Lucius observaba a su hija con los ojos entrecerrados y una seriedad que pocas veces había mostrado hacia ella. Pero la situación era muy grave; no permitiría que su hija sufriera ningún daño siempre que lo pudiera evitar.

—Era la novia de Jack. Tuvieron un accidente, por eso ahora la chica está en coma.

Jessica intentaba mantener la compostura y contener las lágrimas, algo extremadamente complicado teniendo en cuenta que tenía que asimilar toda la situación a la vez que respondía al interrogatorio de su padre. Le estaba resultado muy duro ya que quería a Jack, pero imaginar todo aquello partía su alma en dos.

—Ese Jack cometió una enorme imprudencia y como has visto, por su culpa una inocente chica está en coma. Es un irresponsable. Así que, no quiero que te vuelvas a acercar a él, jamás. ¿Entendido? —No le dio tiempo a su hija para que le respondiera, continuó hablando mientras no dejaba de mirarla fijamente a los ojos—: Ahora sube a tu cuarto, estás castigada hasta nueva orden.

La conversación había terminado al menos para Lucius que bajó la mirada para volver a leer la maldita carta que le había amargado la tarde. No obstante, para Jessica la conversación no había llegado a su fin. Aunque Jack era un temerario todo lo que había sentido estando con él era sincero, era real. Había podido ver parte del alma del joven cuando éste cantó en privado para ella. Por eso, no se pudo contener, se dejó llevar por su corazón, por sus sentimientos, recordando todos aquellos hermosos momentos vividos junto a Jack, y dijo:

—Soy mayorcita para saber si debo ver a Jack o no. No me lo puedes prohibir. Si quiero seguir viéndole es mi problema, es cosa mía. No tienes derecho a meterte en mi vida.

No pensaba lo que decía, tan solo se dejó llevar por lo que le decía su corazón. Un corazón que debía decidir si continuar con Jack o apartarse de él, pero no quería que nadie influyera en su decisión y mucho menos que le ordenasen nada. No había aceptado órdenes de su padre con casi dieciocho años, y no empezaría a hacerlo en aquel instante.

Lucius abrió los ojos desmesuradamente ante las palabras de su hija. No podía creer que quisiera poner su vida en peligro para que aquel macarra inconsciente la enviase también a ella al hospital. Estaba tan furioso que su cuerpo actuó solo, su mano se elevó dándole un sonoro bofetón que desestabilizó a la muchacha.

Ella trató de recomponerse, pero el bofetón había sido muy fuerte y por ello le costó reponerse. Instantes después, puso la mano en la mejilla rosada por el golpe mientras cálidas lágrimas comenzaron a salir sin control alguno.

—¡Te odio! —gritó mientras salió corriendo por la puerta principal de la vivienda.

Necesitaba pensar, en Jack, en Richard, en lo sucedido a esa tal Diana... Eran demasiadas cosas juntas y no podía más, enloquecería si no tenía un respiro para poder pensar en todo aquello. Corrió y cogió su moto para marcharse de allí mientras los gritos de su padre llamándola se iban alejando cada vez más hasta que dejó de oírle. Fue muy deprisa con la moto, siempre había amado la velocidad, y en aquel momento era un bálsamo para su dolor, para que se llevase las lágrimas y todo lo acontecido durante la tarde. Tras conducir y conducir con los ojos empañados por las lágrimas, sin saber porqué se detuvo y se quedó sorprendida de dónde se había detenido. Era la carretera que llevaba al mirador donde había tenido aquella maravillosa cita con Jack. No entendía cómo su subconsciente había recordado el lugar y había acabado allí, seguramente para torturarse más todavía.

Se bajó de la moto y se sentó en el suelo mirando las estrellas, pues ya había anochecido. El cielo mostraba una estampa preciosa, como si del cuadro de un pintor famoso se tratase, era una auténtica obra de arte creada por la naturaleza.

Comenzó a recordar cómo había llegado hasta aquella situación. Todo por un maldito malentendido en el cine, de no haber ido Richard con Anna, ella no habría buscado a un acompañante, no hubiera buscado a Jack y nada de todo aquello habría sucedido, pues si hubiera tenido la cita a solas con Richard ahora sería su novio y estaría feliz. Pero no podía negar que todo aquel tiempo en el que había estado con Jack había estado pletórica y muy alegre además de sentirse querida y viva. Pues aquel joven motero de sonrisa torcida había llegado hasta su corazón.

Fue recordando todo lo vivido con Jack, todo lo que sentía por Richard, al que había visto preocupación en la mirada cuando le contó la verdad sobre su novio. Tal vez era cierto que quería conquistar su corazón de forma sincera. Pero su mente le recordó que el rubio que todavía ocupaba una parte en su corazón se había besado con su mejor amiga Emy. Era cierto que sentía celos pero... necesitaba a su amiga más que nunca. Llevaba días echándola de menos, echando de menos la relación que habían tenido desde pequeñas. Cogió su móvil para llamarla, pero se dio cuenta de que tenía varios WhatsApps de su amiga. Por lo que Jessica dibujó una amplia sonrisa en su rostro, tal vez ya podrían volver a ser las de siempre. Abrió los mensajes con mucha ilusión.
   
«¿Estás bien? ¿Dónde has ido? Tú padre acaba de llamar a mi casa para ver si estabas aquí. Estaba histérico y no paraba de gritar. Y me he quedado preocupada».

Su amiga estaba preocupada, entonces quizás podrían hablar. Seguro que ella le ayudaba a decidir, porque aunque quería a Jack, todo lo sucedido con Diana era... muy complicado de asimilar. Así que no se lo pensó y respondió rápidamente.

«Mi padre y yo hemos discutido muy fuerte, y hasta me ha dado un bofetón. Necesitaba pensar porque ha pasado algo muy grave. ¿Crees que podríamos quedar para hablar un rato? Necesito recuperar a mi amiga».

Observó la pantalla hasta que salió el doble check que indicaba que su WhatsApp estaba enviado y casi creyó saltar de alegría cuando vio que el doble check se puso azul, señal de que Emy había leído sus palabras. Debajo del nombre de usuario vio la palabra"escribiendo..." y se levantó de un salto por la emoción. En unos pocos segundos tuvo la respuesta de su amiga.

«¿Qué ha pasado? No me asustes... De acuerdo. Quedamos en el parque del insti, que si mi padre te ve llamará al tuyo. Le diré que me voy al cine, así tendremos tiempo para hablar. Ahora nos vemos».

Jessica se puso el casco y arrancó la moto para llegar al lugar donde se encontraría con Emy. Y tras unos cuantos minutos llegó a su destino. Su amiga ya estaba esperándola, sentada en uno de los bancos del parque. Al verla se levantó pero no se movió del lugar. Jessi fue hacia ella corriendo para abrazarla mientras su fuerza interior volvió a derrumbarse.

—No llores, tranquila. Cuéntame qué ha pasado —dijo con preocupación mientras ayudaba a su amiga a sentarse en el banco.

Jessica relató todo lo acontecido en los días en los que su amistad se había enfriado mientras Emy escuchaba con atención; la chica no quería interrumpir hasta que finalizara todo el relato. Sin embargo, no pudo evitar que en su rostro se dibujara una mueca de horror al conocer el trágico accidente de Diana. Cuando Jessi finalizó y llegó a la parte de la discusión con su padre y terminó de hablar, Emy trató de pensar bien en lo que le iba a decir a su amiga, pues veía el estado de nervios en el que se encontraba.

—Estoy sin palabras... Es que cuesta creer que haya pasado algo así. Pero recuerda que te lo dije. Te dije que no conocías a Jack  lo suficiente como para comenzar con él un noviazgo serio. No sin conocerlo primero más detalladamente. Y como ves, no me estaba equivicada —dijo su amiga en tono serio.

—Por favor, lo último que necesito ahora es que me digas eso. Además, creía que tu querías a Richard y  si yo estaba con Jack, tú tenías entonces el camino libre —contestó irritada y sintiendo celos solo de recordar a su amiga entre los brazos del rubio de clase.

—Jessica, por favor. No seas niña. A pesar de todo, creo que Richard sería mejor para ti que Jack, a la vista está por lo ocurrido. Y por mucho que me fastidie y aunque me guste Richard, yo a él no le gusto, porque está coladito por ti —reconoció triste por admitir la verdad, pues ella era consciente de que no tenía posibilidades de poder conquistarle.
Jessica vio la tristeza en el rostro de su amiga y entendía que también lo estuviera pasando mal. Había sido un poco egoísta por no tratar de comprender a Emy antes, ya que los sentimientos del corazón son complicados de controlar. Ella lo sabía muy bien, pues si hubiera controlado sus sentimientos no se encontraría en aquella batalla de emociones y sentimientos con respecto a Jack y Richard.

Estuvieron un buen rato hablando; volvían a ser las amigas de siempre. Era lógico que en un momento tan complicado, se necesitasen mutuamente. El amor era algo extremadamente complejo y doloroso, sobre todo en la adolescencia.

Un roce en el hombro de Jessica interrumpió la conversación.

—¿Cómo estás? —preguntó Richard con gesto de preocupación en el rostro.

—¿Qué haces aquí? —La muchacha no entendía lo que hacía Richard allí; sus sentimientos hacia él eran contradictorios, por eso no sabía cómo hablarle ni cómo comportarse ante su presencia.

—Lo he llamado yo —confesó Emy levantando el dedo índice de una de sus manos y agachando la mirada.

—¿Por qué le has llamado? —contestó Jessi tratando de sujetar las lágrimas que se morían por volver a salir de sus ojos de lo tan afligida que estaba.

—Me preocupaste mucho al escribirme. Sabía que tendría que ver con Jack y con Richard. Por eso le pregunté —Señaló al aludido con la cabeza—, pero no me dijo casi nada. Así que pensé que lo mejor era quedar los tres y hablar las cosas —contestó con preocupación en la voz.

 Jessi entendía que su amiga solo trataba de ayudar, y debía ser tremendamente complicado ya que estaba interesada en Richard. Esbozó una pequeña sonrisa y abrazó con cariño a Emy. La quería mucho y no quería volver a alejarse de ella. Se levantó del banco, cogió del brazo a Richard para hablar a solas. Necesitaba saber muchas cosas.

—¿Cómo sabías lo de Diana? ¿Por qué me lo has contado justo ahora? —Su voz sonaba autoritaria ante la atenta mirada de Richard.

—Me lo dijo una persona del entorno de Jack. Y viendo que te estabas involucrando tan a fondo con él, creí que debías saberlo. Sabes que quiero estar contigo y viendo que no he parado de meter la pata una y otra vez, sobre todo cuando he tratado de darte celos, pues pensé que abriéndote los ojos te estaría haciendo así un favor. Mis intenciones eran arreglar nuestra... —dejó la frase a medias.

—Enrollarte con mi mejor amiga no fue una buena idea. Creo que es la peor idea en la historia de las ideas. Y pegarte con Jack y sacar sus trapos sucios tampoco lo son... Dime quién es tu confidente, y qué saca a cambio de todo esto. ¿Qué es lo que le has ofrecido a cambio de la información? —preguntó seria y preocupada.

Richard veía que Jessica ya estaba rota por dentro con todo lo acontecido. Lo último que quería era darle otro mazazo emocional diciendo que su confidente era novia o al menos amante de Jack. Pero la chica necesitaba una respuesta, podía leerlo en sus ojos.

—Eso es lo de menos, no tiene relevancia alguna. Tú confía en mí. Sabes que solo quiero lo mejor para ti y estar contigo. Déjame mantenerte a salvo, por favor... —Su tono era de súplica.

El joven se acercó a Jessica rodeándola entre sus musculosos brazos. Al principio ella se quedó petrificada, pero tras unos segundos se escondió en su pecho. Dejando que las lágrimas cayeran sin control. Durante unos largos minutos ninguno de los dos se movió. Richard se sentía en el cielo, al fin tenía a la chica de sus sueños entre sus brazos. Estaba seguro de que Jack había quedado fuera de combate, y que por fin tendría la oportunidad de conquistarla.

 Mientras duró el largo y reconfortante abrazo, Jessica se sintió bien, se sintió segura. Dio gracias de que su amiga hubiera llamado a Richard para ir a su encuentro. Después de llorar todo lo que pudo, las lágrimas dejaron de caer por su rostro. Estaba más tranquila tras haberse desahogado. Se separó un poco del chico y le miró a los ojos. Conectaron sus miradas de una forma casi mágica. Hasta que él se percató de la señal rosada que Jessica tenía en la cara.

—¿Y este golpe? ¿Jack te ha pegado? —dijo con nerviosismo en la voz y la mirada endurecida.

—No, no. Es que he discutido con mi padre... —contestó ella bajando la mirada toda avergonzada.

***

 Noelia tras ver lo sucedido entre Jack y Jessica se sintió pletórica, su plan estaba saliendo a las mil maravillas. Se marchó a casa para celebrar su victoria. Más tarde volvería a charlar con Richard para ver si éste ya le había apartado a la petarda de Jessica, del camino hacia los brazos de su adonis llamado Jack; aquel joven rubio le había sido de más utilidad de la que había creído. Y lo sería mucho más.

Envió un mensaje a su queridísimo Jack para ponerle las cosas claras. Él era suyo y de nadie más, ninguna niña pija le volvería a tocar jamás.

Después de descansar un poco, Noelia decidió salir a dar una vuelta. Tal vez encontraría a Jessica vagando desconsolada por haber descubierto el secreto de Jack. Y si podía partirle la cara o hundirla más en la miseria, lo haría. Ella por su hombre estaba dispuesta a hacer cualquier cosa.

Como sabía todos los datos de la joven gracias al guapo y rubio de Richard, se puso a pasear por la zona con la esperanza de tropezarse con ella. Y no imaginó que el paseo sería tan gratificante...

***

Richard se sintió aliviado en parte al saber que Jack no había maltratado a Jessica. Lamentaba que se hubiera llevado un bofetón de su padre, pero entendía el enfado y el consiguiente bofetón. En casa cuando se portaba mal también había recibido más de uno. Cogió la mejilla de la joven para que sus miradas volviesen a conectar, y así lo hicieron. Hasta pudo ver una pequeña sonrisa en los suaves y carnosos labios de Jessica. Fue la señal para él, se acercó lentamente hacia ella hasta que comenzaron a besarse. Parecía la escena de una película, el chico guapo besándose con la chica más hermosa del instituto bajo una noche estrellada junto a un árbol. Solo faltaba un coro de angelitos tocando el arpa.

Todo era absolutamente perfecto hasta que un flash interrumpió el momento «beso de película», y la joven reaccionó apartando a Richard de un empujón. Jessica le miraba sorprendida porque no se esperaba un beso en un momento como aquel, pero además quiso observar quién había hecho una foto. Para él había sido una interrupción de lo más inoportuna porque había roto aquella atmósfera. No podía creerlo, Noelia estaba delante de ellos con una sonrisa malévola tan amplia que juraría que le hubiera rodeado toda la cabeza. En aquel momento empezó a arrepentirse de haberse aliado con semejante serpiente con tacón.


—Vaya, vaya... yo haciendo planes elaborados para librarme de ti, y resulta que tú solita haces todo el trabajo —dijo Noelia observando a Jessica que estaba sorprendida de que aquella desconocida estuviera hablando con ella y le hubiera hecho una fotografía, la muchacha estaba desconcertada y su rival se regodeaba de su ventaja—. Ahora sí que lo tuyo con Jack ha terminado. Después de que éste vea cómo has corrido a los brazos de Richard para morrearte con él, no querrá volver jamás a saber nada más de ti —añadió mientras vio con gran satisfacción cómo los ojos de Jessica se agrandaron y comenzaron a llenarse de lágrimas.


No hay comentarios: